Comercio visual, Rompiendo la Barrera de lo Virtual

vista 405 veces

Hay más competencia que nunca. Es necesario destacar para sobrevivir. ¿cómo?

Básicamente, la idea detrás del comercio visual es hacer que la experiencia “normal” que los usuarios esperan, pase a un nivel “superior”. Para pasar a ese estadio sobre el horizonte estándar, no basta con tener un par de fotos. Hay que agregar un video muy atractivo, fotos auténticas de los clientes y por qué no, probadores virtuales.

Es fundamental transmitir de la forma más realista posible las características de los productos o servicios. Los vendedores on-line, grandes y chicos saben que están interactuando de forma virtual con los navegantes (son sólo navegantes mientras no sean compradores)

Son ellos, los navegantes, los compradores y luego sus leads a los que debe seducir la industria del comercio en línea y en consecuencia optimizar la tasa de conversión. El análisis NPS del sitio es un recurso muy valioso para evaluar el nivel de satisfacción.

Estrategia visual / Comercio visual: Llevar al comprador al siguiente nivel

El comercio visual efectivo es un camino que permite estar sobre la competencia. Al fin y al cabo, el Internet es mayormente visual, entonces hay que usarlo en el beneficio del negocio.

La idea detrás de comercio visual es superar las expectativas del navegante, entregando contenidos impactantes como fotos y videos en 360º de la tienda y a su vez recolectando fotos y videos generados por los propios usuarios (de Instagram, Facebook, Twitter, Snapchat, YouTube, etc.) readaptándolos dentro de nuestros materiales de marketing visual. Así se entrega capas de “comprabilidad” al sitio permitiendo a los usuarios cliquear sobre fotos que redirijan hacia los sitios de productos directamente.

¿Por qué el comercio visual es tan importante?

El obstáculo más grande a superar para un vendedor online es que la gente no puede tocar los productos o verlos cercana y personalmente. Ver buenas fotos a recorte, con zoom o en 360º o sobre un modelo es fundamental, pero simultáneamente debemos mostrar el producto en un entorno real o en uso para romper la barrera de lo virtual.

Contenidos claros y trascendentes para compradores heterogéneos

 A pesar de lo variopinto de los navegantes/compradores/leads, el contenido debe ser lo suficientemente democrático para cubrir de la mejor forma a los diferentes grupos que se pueden identificar de la siguiente forma:

  • Enfocados en el producto – saben exactamente lo que quieren.
  • Navegantes – buscan calmadamente en sus sitios predilectos.
  • Busquillas e investigadores – están impulsados a conseguir un objetivo específico.
  • Cazadores de descuentos – buscan las mejores ofertas.
  • Compradores de una sola vez – ocasionales producto de puntos o premios.
  • Podrían cambiarse a otros sitios.
  • Lo que están muy propensos a sugerir el sitio.
  • Harán comentarios negativos en el sitio o plataformas de RRSS.

Contemos una historia creando conexiones emocionales que estimulan la decisión de compra.

El e-commerce se está convirtiendo en un lugar muy poblado, los clientes necesitan ver los productos lo más posible, ya sea siendo usados por gente normal, en 360, en 3D, videos cliqueables, etc… No se trata de tener o no tener un buen sitio con marketing visual depurado (es una necesidad, no una opción), es acerca de cómo usar el comercio visual ventajosamente.

Se debe invitar al cliente a participar, a ser parte de la historia, construyendo así una conexión emocional. Las imágenes y videos se deben orientar a que el cliente se identifique y pueda proyectarse dentro de la imaginería.

Crear emociones: La trascendencia de las imágenes es vital en la experiencia de compra. Transmitir sentimientos y atmósferas crea nuevas capas de “comprabilidad”.

Redactar la mejor explicación de cada foto/video. Cada imagen contextualizada puede ir acompañada de un texto, este debe ser preciso y coadyuvar a la acción que esperamos el cliente realice.

Autenticidad. Disponer de contenidos impecables y pulcros no es suficiente. Los testimonios fotográficos, audiovisuales y escritos de parte de los clientes-usuarios afectan sin duda la decisión de compra.

Fotografías y videos de los clientes. Los contenidos aportados por los clientes son un recurso valiosísimo por su autenticidad. Combinar las fotos de estudio con la experiencia real son un excelente mix para aparecer en las redes sociales y generar tráfico hacia nuestros sitios.

Primeras impresiones. Estamos entrenados a hacernos una idea de algo o alguien basados en primeras impresiones. Cuando nos encontramos con alguien cara a cara, nos toma 7 segundos en hacernos una primera impresión. En línea, lo hacemos mucho más rápido, nos toma 50 milisegundos decidir si nos gusta un sitio o producto. Con tan poco tiempo para lograr un impacto, hay que asegurarse de tener todo en orden, las mejores imágenes en su lugar y conectarse intensamente con su cliente.

Por Guillermo Lobo / Socio de Impulsar