Article

Comienza la era de la transformación inteligente

vista 552 veces

En la actualidad vivimos en un mundo que corre muy a prisa, todo está en constante movimiento, y nos encontramos en un estado de transición que claramente influye en las tendencias que marcarán un impacto este 2020 y los años que vienen. Una de las principales razones de esta transformación constante es la fuerte inclusión de las llamadas “soluciones inteligentes” o “smart solutions” en nuestro ecosistema. Ellas conllevan una necesidad de evolucionar y adaptarse a una realidad, donde todo a su alrededor se está volviendo cada vez más inteligente, conveniente, innovador, productivo y ágil. Un estudio del año pasado de IDC revela que el gasto global en el Internet de las Cosas (IoT) crecerá a una tasa anual del 13,6% para 2022 y alcanzará los 1,2 billones de dólares en cuatro años.

Sin embargo, la transformación será inevitable al mismo tiempo que atractiva, ya que muchos de estos avances tecnológicos surgen para bien y para mejorar la calidad de vida. En el año que se inicia, la conectividad ilimitada, la automatización total y la inmersión en realidades extendidas se acercarán más que nunca, ampliando horizontes y configurando la forma en que los seres humanos y la sociedad pueden aprovecharlos.

Y es que esta revolución tecnológica que se reinventa a la velocidad de la luz, acarrea consigo beneficios que no sólo involucran al ámbito laboral o doméstico, sino que también tendrán un impacto significativo en otros sectores como el de la salud. El Internet de las cosas  (IoT) y las aplicaciones avanzadas de Inteligencia Artificial (IA), ambos considerados los temas del momento y las promesas de la industria tecnológica, serán capaces de resolver algunos de los mayores desafíos del segmento en los próximos años, entre los que figuran la reducción del tiempo de espera para la atención, la posibilidad del monitoreo a distancia de los pacientes, las recetas e historias clínicas virtuales, la disponibilidad y accesibilidad a los dispositivos, e incluso la optimización del tiempo y la precisión de los médicos a través de la Inteligencia Artificial en la detección y diagnóstico de patologías.

También cabe destacar en este segmento la Realidad Aumentada (RA) y la Realidad Virtual (RV), que permitirán, por ejemplo, que los pacientes visiten virtualmente un hospital antes de ser hospitalizados, visualicen los procedimientos para reducir la ansiedad, y también cuenten con una distracción importante a través de la diversión, el entretenimiento dinámico, los ejercicios de meditación y los juegos terapéuticos para afrontar la hospitalización.

Otro sector que ya está siendo beneficiando por la inmersión en el mundo virtual es el de la Educación. A través de la RA y la RV, los alumnos pueden, por ejemplo, sumergirse en experiencias lúdicas a las que, normalmente, no tendrían acceso. Asimismo, y respondiendo a necesidades de carácter social, las tecnologías facilitan la creación de un entorno inclusivo para personas con discapacidades físicas, sociales o cognitivas, que iguala el campo de acción y la percepción de los demás participantes en las clases. La educación a distancia aún es una promesa en vía de desarrollo, pero es una realidad que hoy en la práctica diaria, los estudiantes y profesores cuentan con herramientas tecnológicas que agilizan e incentivan las clases en las aulas de clases.

La RV ha dejado una clara huella en los juegos, el periodismo, el cine, la educación, los deportes y la música, y se ha instalado en la capacitación y la visualización de datos, y la RA, con la llegada de la tecnología 5G, aumenta su potencial de acción, que hará avanzar y tendrá un impacto significativo en las empresas. En el caso de las empresas, el uso de gafas AR como parte de un sistema tecnológico más amplio permitirá, por ejemplo, ofrecer a los trabajadores de producción y de campo datos en tiempo real para ayudar a reducir los errores y mejorar la precisión, la seguridad y la calidad.

En base a todo lo mencionado, se puede concluir que la Transformación Inteligente es el próximo paso a seguir después de la Transformación Digital. El ritmo de cambio en la sociedad actual obliga a las comunidades a responder a diferentes demandas, y a medida que evolucionamos y nos adaptamos, podemos observar que nuestras experiencias se vuelven más inmersivas e integradas que nunca.

Por Sebastián Galeazza, Gerente General Lenovo Chile