Conversamos con Michael O´Rourke, del Art Directors Club de Nueva York

vista 765 veces

Estimulamos la intersección dinámica entre el arte y el comercio

Durante el primer trimestre de este año vino a Chile el Director Ejecutivo del ADC, la organización sin fines de lucro más importante del mundo, que reconoce la excelencia creativa en publicidad y diseño. Conversamos con él en nuestras oficinas.

¿Qué razones te motivaron a venir a América Latina y especialmente a Chile ?

América Latina siempre ha sido una fuente de creatividad en el mundo de la publicidad y el diseño. Y la realidad es que Brasil tiende a desplazar a muchos de sus vecinos en el escenario global. He viajado a Chile, junto con países como Argentina, Perú y Colombia, para ayudar a destacar un poco el increíble trabajo creativo que sale de América Latina, el trabajo y las personas que merecen ser reconocidos como uno de los mejores en el mundo. A veces se necesita un poco de coraje para que algunos creativos, especialmente los de mercados más pequeños, sepan que tienen un lugar en la mesa.

ADC Anual Awards es el premio publicitario más antiguo del mundo, está a punto de cumplir 98 años, ¿cómo se renueva y posiciona este festival regional y globalmente, especialmente frente a festivales como Cannes, One Show o D&AD que son bien conocidos por la industria creativa?

Tienes razón al mencionar la longevidad de ADC. El Art Directors Club se fundó en 1920, y su galardón se creó un año después. A finales de 2018 lanzaremos la versión número 98 de los premios anuales de la ADC, son 98 años ininterrumpidos de celebración de lo mejor de la creatividad. ¡Incluso los Juegos Olímpicos y la Copa del Mundo pararon algunos años para la Segunda Guerra Mundial!

Ganar un ADC Gold Cube te convierte en una empresa prestigiosa, como Andy Warhol, que ganó el oro en 1951, años antes de convertirse en un nombre familiar. Leyendas creativas como Paul Rand, Saul Bass, Helmut Krone y Massimo Vignelli han sido reconocidas por ADC dentro de sus vidas. Salvador Dali ha dado presentaciones en nuestra galería, y Norman Rockwell y Jim Henson residen en nuestro Salón de la Fama, al igual que los iconos vivientes que crearon

“I LOVE NY” y el conejito de Playboy. En resumen, ADC no es solo publicidad, es cultura.

Incluso bajo el paraguas de The One Club for Creativity, es difícil competir con el brillo y el espectáculo que son los Cannes Lions. Pero como organización sin fines de lucro, estamos comprometidos a aportar todo lo que hacemos para contribuir a crear una comunidad creativa global más vibrante e inspirada. Ya sea que envíes una ilustración editorial o una multitud de campañas para marcas globales, sus tarifas de inscripción se destinan a hacer que nuestra industria sea un mejor lugar.

¿Cuál es el motivo de la fusión del Art Directors Club y The One Club? ¿Qué objetivos estás buscando en un futuro cercano para The One Club for Creativity?

Bueno, antes que nada, es importante notar que la fusión de ADC y The One Club es en realidad una especie de “refusión” de visiones.

Las dos organizaciones, antes llamadas The Art Directors Club y The Copy Club, unieron sus fuerzas en la década de 1970, combinando sus diversas fortalezas en un premio singular. De ahí viene el nombre “The One Show”. Fueron unos pocos años fructíferos, pero se separaron alrededor de 1977, principalmente por las diferencias sobre dónde deberían centrarse: publicidad o diseño.

La industria creativa ha cambiado mucho desde esos años. Han caído muchas paredes y barreras entre varias disciplinas creativas, por lo que tenía sentido que las paredes entre ADC y The One Club también cayeran. Ahora, bajo el paraguas de The One Club for Creativity, celebramos ideas que cambian el mundo y estimulamos la intersección dinámica entre el arte y el comercio. Creamos espacios fértiles para que crezcan escritores, directores de arte, diseñadores y artistas. Fomentamos una comunidad global más diversa y conectada, y forjamos lazos entre masters creativos reconocidos y voces creativas emergentes.

¿Has notado algún cambio relevante en la industria en los últimos 10 años? ¿Alguna tendencia? ¿Y cuál es tu visión para la próxima década?

La tecnología ha hecho posible muchas cosas. Las herramientas profesionales están ahora en manos del público en general, las redes sociales están constantemente creando nuevas vías para que los creativos puedan viajar, y las celebridades se han convertido en “influencers”. Hace diez años, los creativos querían trabajar en agencias de publicidad y empresas de diseño, con compañías específicas como imanes. Hoy descubres que los creativos están más que felices de trabajar desde el lado del cliente, o para una nueva empresa, o para un gigante digital como Google, Facebook o Twitter. Incluso podrían ser ferozmente independientes, deseando ser autónomos. Hay muchas oportunidades para que los creativos se hagan nombres, y no necesariamente dentro de la dinámica tradicional de la agencia publicitaria. 

¿Qué hace diferente al ADC de otros festivales? ¿Cuál es la proposición de valor?

Desde su creación en 1921, los premios anuales del ADC se han centrado en la artesanía. Esto se ha mantenido sin cambios, incluso con la formación de The One Club for Creativity. Los jurados de ADC se enorgullecen de ser verdaderos artistas, y buscan la artesanía por encima de todos los demás aspectos. No es suficiente simplemente sudar los detalles: cada pincelada, cada píxel, cada letra debe ser perfecta. El aumento de la cuota de mercado es agradable, pero los jueces del ADC buscan la belleza de las cosas.

Además, los Premios Anuales del ADC introdujeron un sistema de precios por participación por niveles, donde las oficinas de diseño más pequeñas, las agencias de publicidad y los creativos independientes pagan tarifas de entrada reducidas. ADC celebra la increíble artesanía, ya sea que se trate de un proyecto de marca global de una agencia multinacional o de una conmovedora portada de revista de un ilustrador independiente. Con precios escalonados, esperamos que los creativos más pequeños se animen a ingresar a lo que pensaron que era solo para los grandes jugadores: un espectáculo de premios creativos a nivel mundial.

Finalmente, ADC está extremadamente orgulloso del hecho de que hemos presentado jurados con un equilibrio de género cada año desde 2014. Nuestra industria está empezando a tomar la igualdad de género en serio, y estamos más que felices de desempeñar nuestro pequeño papel.

¿Han creado alguna categoría especial para este año, o tienen alguna novedad con respecto a versiones anteriores?

Más allá del sistema de precios por niveles, hemos realizado cambios notables en dos de nuestros premios más importantes, Black Cube y Designism Cube. Antes de este año, estos premios se distribuían por disciplina, lo que posibilitaba múltiples ganadores en el mismo año. En el futuro, solo se otorgará un Black Cube, y representará un Best of Show, la presentación más celebrada en todas las disciplinas, desde la publicidad hasta la ilustración, pasando por el diseño digital y el diseño de packaging y más.

Designism Cube siempre ha sido favorecido con inscripciones que no solo cumplen con estándares creativos sin igual, sino que también fomentan cambios sociales y políticos positivos. Este año, presentamos la nueva categoría Design for Good, para ayudar a los participantes a exhibir mejor su trabajo de mejora del mundo, con las mejores ideas compitiendo por el Designism Cube.

Finalmente, este año separamos muchas de las categorías que solían residir bajo la disciplina masiva de “Diseño”. En el futuro, las fotografías serán evaluadas por los fotógrafos, las entradas de tipografía serán evaluadas por los diseñadores de tipos y letras, y así sucesivamente. Esto asegurará que las mejores personas busquen el mejor trabajo.

¿Por qué una agencia chilena debería participar en ADC?

Los creativos chilenos están haciendo un gran trabajo. Ha sido evidente en mis viajes. Los Premios Anuales del ADC, con sus favorables valores para empresas y profesionales independientes, permiten que ese increíble trabajo brille junto a los jugadores más grandes del mundo. Después de todo, la buena artesanía y creatividad puede venir de cualquier parte.