Hungry and Foolish: Cómo una pequeña agencia parisina se reinventó a si misma, demostrando que el hambre gana.

vista 498 veces

Hungry and Foolish es un nombre apto para esta joven agencia de muchas maneras. Para empezar, es una cita parcial de un discurso de Steve Jobs. “Manténgase hambriento. Manténgase tonto”, dijo a los estudiantes de la Universidad de Stanford.

 

Al igual que el primer Apple, la agencia tiene raíces humildes y grandes ambiciones. Pero “hambriento” también es apropiado porque los fundadores de la agencia, Vincent Barbate y Matthieu Reinartz, comenzaron a colocar mensajes publicitarios en cajas de pizza. “Todo creció desde allí”, dice Vincent. “Nunca hemos pasado una hora en una agencia tradicional”.

 

Si quieres cambiar las convenciones, eso probablemente no es nada malo. Vincent y Matthieu eran veinteañeros recién graduados cuando comenzaron su agencia. “Gradualmente nos sumergimos en el mundo del tactical media, pero cuanto más nos reunimos con compradores de medios y agencias, más nos dimos cuenta de que el media placement no era lo que nos inspiraba: era la publicidad y las comunicaciones”.

 

Y así en 2006 crearon su primera agencia oficial, Ledouze (“Los doce”), lentamente, la agencia empezó a crecer, “con mucha ingenuidad y sinceridad”, dice Vincent. “Comprendimos que necesitábamos rodearnos de personas que eran mejores que nosotros, lo cual ha sido nuestra filosofía desde entonces”.

 

Con más experiencia vinieron más clientes, notablemente Jack Daniel’s y el banco BNP Paribas. Vincent dice: “Jack Daniel’s fue la primera marca de renombre internacional que ganamos. Fuimos con un poco de descaro proponiendo algo que ni siquiera habían pedido, que era una estrategia de medios sociales “.

 

Pero la agencia experimentó tal vez su transformación más radical en septiembre de 2016 cuando se volvió a lanzar como Hungry and Foolish. El cambio fue provocado parcialmente por la llegada de Marc Audrit, un veterano con 30 años en el negocio publicitario que había trabajado en agencias (DDB, Publicis y Young & Rubicam) y luego en el lado del cliente en Western Union.

 

Marc dice: “En un principio me contactaron para escuchar mi consejo. Conocí a uno de los socios en la terraza de un café, en el momento en que ambos teníamos una mente abierta, estábamos allí para discutir ideas. Pero como había pasado los últimos 10 años tratando con agencias que funcionaban o no, que eran sexy o no, tuve la sensación de que podría aconsejarles en sus próximos pasos “.

 

Una reunión posterior, un poco más oficial, se convirtió en un trabajo, y Marc se convirtió en head of creative and strategy. Entonces siguió un salto gigante en la evolución de la agencia. “La metáfora que utilizo siempre es que eran un bonito bistró de barrio, pero necesitábamos convertirnos en un restaurante con estrellas Michelin”, dice Marc.

 

Junto con el cambio de nombre, el primer paso fue crear una marca sólida, una marca que podiera competir a agencias francesas como Fred & Farid y Buzzman, con una cultura y valores reconocibles. La idea de una agencia “con audacia creativa y estratégica” rápidamente salió a la luz.

 

También es justo decir que, dada la inexistente experiencia de los fundadores en las agencias tradicionales, Hungry and Foolish nada felizmente en las aguas de los medios digitales y sociales, sin sentir la necesidad de catalogarse como una agencia “digital” o “social”.

 

Irónicamente, uno de los proyectos de los que Vincent está más orgulloso es en realidad una campaña outdoor, para BNP Paribas. Esto implica donar espacio en las ventanas de los bancos a las pequeñas empresas para sus propios mensajes publicitarios. Cada cartel es creado específicamente por la agencia para cada empresario, por lo que cada uno es diferente. “Es emblemático del tipo de desafío del que disfrutamos”, dice Vincent.

 

 

Otro personaje clave en la historia reciente de la agencia es Enguerran Barreau, su planificador estratégico senior, quien anteriormente trabajó en el sector del lujo en la agencia Reflex. “Lo que es importante en esta experiencia es que hemos ido mucho más allá del simple cambio de dos o tres slides en la presentación de nuestra agencia. Cambiamos nuestro nombre, cambiamos nuestra ubicación y cambiamos nuestra forma de trabajar”.

 

Hungry and Foolish ahora ocupa oficinas espaciosas y cómodas con un espacio de cafetería en la entrada, una serie de sofás, muebles contemporáneos con un toque “vintage”, así como grandes pantallas y mucha luz natural, la agencia está tan lejos del campo de esclavos corporativos como es posible imaginar. El trabajo “flexible” significa que no hay espacios de escritorio fijos, fomentando la movilidad y la interacción.

 

Vincent dice: “En lugar de equipos fijos trabajando para clientes específicos, ahora podemos crear equipos de proyectos en función de la situación. Una persona con una habilidad particular podría estar trabajando en dos proyectos diferentes. En otras palabras, podemos reunir el equipo perfecto para cada proyecto “.

 

Pero la transformación no es sólo mejor para los clientes – se trata de ser mejor para los empleados también. Enguerran señala: “Todo está concebido de una manera que hace más fácil hacer un buen trabajo. La agencia es luminosa, espaciosa, y hay una serie de pequeños detalles que te hacen sentir positivo y motivado “.

 

Además, los egos de gran tamaño no son bienvenidos. Las personas no solo son contratadas porque son competentes, sino porque son agradables de trabajar con ellas. Vincent tal vez lo resume mejor: “Nos gustan las personas que tienen mucho talento, pero que no son muy conscientes de ello”.

 

Por Mark Tungate, director editorial Epica.

 

 

Pie de Foto: De izquierda a derecha, Vincent Barbate, Enguerran Barreau y Marc Audrit.