¿Transformación digital o selección natural?

vista 631 veces

Cuando se habla de transformación digital hay un concepto que muchos autores y expertos tienden a repetir: supervivencia.

En los últimos años se ha vuelto cada vez más evidente para empresas, pymes, organizaciones y entes públicos, que para seguir existiendo y tener éxito es imperante mantener el ritmo de los avances tecnológicos y la economía actual, es decir, se debe estar en un estado de constante adaptación para poder sobrevivir.

Selección natural

Cuando hablamos de adaptación y supervivencia es casi imposible no mencionar a Charles Darwin. El naturalista británico propuso la teoría de la evolución por selección natural, que establece que las condiciones del medio ambiente favorecen o dificultan la reproducción de los organismos vivos según sus particularidades. Para Darwin la naturaleza era un ambiente hostil y competitivo, en que los organismos que sobrevivían debían estar siempre evolucionando, por muy imperceptibles que fueran sus variaciones. Lo relevante para la supervivencia, independiente de si esos organismos eran los más grandes o fuertes, era su capacidad de constante adaptación al entorno. Estancarse, tarde o temprano, era sinónimo de extinguirse.

“Si se pudiese demostrar que existió un órgano complejo que no pudo haber sido formado por modificaciones pequeñas, numerosas y sucesivas, mi teoría se destruiría por completo; pero no puedo encontrar ningún caso de esta clase” (Charles Darwin, El Origen de las Especies, Capítulo III).

Selección natural en la economía actual

Hoy, los avances tecnológicos y científicos han llegado al punto en que la selección natural pareciera no ser la ley dominante para la supervivencia de los humanos. El desarrollo de la medicina le ha dado la posibilidad de sobrevivir y reproducirse incluso al más débil, dando origen a un nuevo fenómeno de selección. Sin embargo, no podríamos decir que sucede lo mismo con nuestro desafiante modelo económico. Si Darwin creía que la naturaleza era un ambiente hostil y competitivo para los organismos vivos, qué opinaría de la economía actual para empresas, pymes y organizaciones.

En nuestro sistema económico se repiten las mismas reglas de la naturaleza que Charles Darwin observó siglos atrás, donde la capacidad de adaptación al ambiente es absolutamente vital, sin importar qué tan grande y fuerte seas. Prueba de esto son casos como el de Blockbuster, que sucumbió frente a las nuevas tendencias y tecnologías, o el de Nokia, que no supo adaptarse a las necesidades de los usuarios. Es evidente que el mundo avanza y que quienes no se adaptan, están destinados a extinguirse. Casos hay muchos.

Ahora, cuando analizamos los cambios que son necesarios para que las empresas se adapten al ambiente y sobrevivan, es inevitable hablar de transformación digital, un proceso que integra la tecnología digital en las distintas áreas que componen una empresa u organización, modernizando
las formas en las que operan y la manera en que se relacionan con su ecosistema, un ecosistema innegablemente digital. Cualquier organización que desee mantenerse competitiva debe ver la transformación digital como un paso obligado.

Transformación digital

Este proceso reduce las operaciones de una organización, automatiza el trabajo y convierte el proceso en software, transformando el ecosistema organizacional en datos susceptibles de ser analizados y explotados. Sin embargo, para obtener los beneficios de la transformación digital al máximo, las compañías deben convertir las nuevas tecnologías en el core de su negocio, deben pasar a formar parte importante de su ADN, no basta con mejoras aisladas.

En Option nos especializamos en transformación digital, somos un partner tecnológico con un plan de aceleración digital, que se encarga de todas las etapas del proceso con un enfoque integral. Comenzamos por un estudio profundo del desafío a abordar, partiendo por el cliente final, la industria y el entorno. De esta forma somos capaces de identificar y priorizar los dolores o necesidades más urgentes, desde ahí levantamos hipótesis y requerimientos que chequeamos en el mercado. Luego evaluamos las mejores tecnologías a usar y desarrollamos el proyecto en etapas partiendo de un mínimo producto viable que está en constante evolución.

Tenemos conciencia de que las tecnologías y sus aplicaciones son tan amplias como necesidades existen. Por lo que para entender la transformación digital es muy importante tener claridad de que es impulsada por avances tecnológicos, pero sostenida en el tiempo por un cambio en la mentalidad y en la cultura de las empresas, donde la zona de confort pasa a ser un estado en que la adaptación, la evolución y la innovación, son la nueva norma.