Viña Cousiño Macul se renueva y cambia de imagen

vista 953 veces

Una de las viñas con mayor tradición del país presenta una nueva imagen, la cual está asociada a una campaña que destaca el rol de Isidora Goyenechea, como la mujer ancla del viñedo.

Con más de 150 años de historia, Viña Cousiño Macul actualiza su imagen para darle un aire renovado y moderno. Una de las principales modificaciones es el cambio de tipografía por una más legible, que permite ver con mayor claridad las iniciales que componen el monograma familiar, el cual fue diseñado por la fundadora de la Viña, Isidora Goyenechea de Cousiño.

Desde la agencia DAf, la cual se especializa en branding y campañas para vinos y destilados, explican que Cousiño Macul es una marca tradicional, que ha perdurado en el tiempo gracias al imaginario colectivo. La idea fue crear una nueva identidad corporativa, que rescatara su principal ícono: el monograma familiar, el que se presenta en un nuevo color vibrante, para hacer la transición desde una marca tradicional a una clásica y atemporal. La viña mantendrá sus atributos como historia, imagen de producto y sabor, pero con un estilo renovado, mucho más vigente.

“Cousiño Macul está profundamente ligada con la historia de Santiago, en la actualidad el nombre de Isidora Goyenechea está en una de las principales avenidas de la ciudad, en su momento el apellido familiar llevó el nombre de un parque (Parque Cousiño, actual O’Higgins)  y nuestros vinos han estado con varias generaciones de chilenos”, indica Verónica Cousiño, directora comercial de la viña.

El cambio de imagen estará acompañado de la campaña publicitaria, “Santiago tiene un sello”, con especial énfasis en redes sociales, la cual es protagonizada por una mujer empoderada, sofisticada y sencilla, las principales características de Isidora Goyenechea de Cousiño.

Respecto a la campaña, la ejecutiva explica que “tradicionalmente el mundo del vino ha estado asociado a hombres y hasta ahora no le habíamos dado la importancia que merece una mujer como Isidora. Siempre se visibilizó a Matías Cousiño y Luis Cousiño (suegro y marido de Isidora), pero ahora es el turno de destacar el rol de esta mujer, una visionaria para la época, quien tuvo la responsabilidad de sacar adelante los negocios familiares y de convertir a Cousiño Macul en la viña que es hoy”.

El sello de calidad y tradición de Cousiño Macul seguirá primando en sus vinos, ahora con un renovado look, lo que lo convierte en una excelente alternativa para momentos de celebración y encuentros.

Isidora, la mujer fuerte de los Cousiño:

Isidora Goyenechea de Cousiño (1836-1897), vivió su infancia en Copiapó junto a su hermano Eleuterio y sus padres María de la Luz Gallo y Ramón Goyenechea, quien fue copropietario de “La Descubridora”, mina de plata ubicada en Chañarcillo.

Isidora Goyenechea contrajo matrimonio con Luis Cousiño, hijo de Matías Cousiño, quien había trabajado junto a Ramón Goyenechea en la mina de Chañarcillo. Juntos se encargan de los negocios de la familia, sin embargo, a la edad de 37 años, Isidora enviuda y se encarga de la administración de la fortuna familiar, convirtiéndose en la primera mujer en dirigir las empresas de los Cousiño.