Article

Apropiación de nuevas tecnologías en las empresas latinoamericanas y perspectivas para 2021

vista 131 veces

Zoho Corporation, realizó un estudio en el que consultó a empresarios, directivos, tomadores de decisión y operarios de más de 305 empresas de Argentina, Chile, Colombia, México, Perú, Venezuela y otros países de habla hispana en América Latina, para conocer cómo enfrentaron esta pandemia con el uso de la tecnología y qué perspectivas tienen para 2021.

Los resultados de Chile

El estudio realizado revela que el 95% de los encuestados en Chile asegura que sus compañías implementaron nuevas tecnologías empresariales durante la contingencia sanitaria ocasionada por la pandemia del Covid-19. De estas personas, el 47% estuvo relacionado con tecnologías de comunicación escrita, como mensajería instantánea y chats, que se complementó con herramientas para la elaboración conjunta de documentos, la gestión de proyectos y la gestión de personal.

Consecuentemente, el 17% de los participantes aseveró que ha usado herramientas tecnológicas que facilitan la asistencia remota, y el 30% las que facilitan la comunicación personal, tales como llamadas, videollamadas y webinars.

Un factor crucial para el equipamiento con nuevas tecnologías de cara a los retos del contexto actual es optimizar el grado de productividad empresarial. En ese orden de ideas, el 69% de los consultados aseguró que estas herramientas implementadas en sus compañías les han ayudado en la reducción de sus tareas, mientras que el 34% dijo que sí bien les ha facilitado sus trabajos, no usan todas las funcionalidades.

A pesar de que más del 60% de empresarios y operadores chilenos encuestados aseguró que las herramientas tecnológicas implementadas en sus compañías les ha facilitado sus trabajos, el 82% dijo que probablemente cambiarían dichas tecnologías en los próximos meses.

Específicamente a la pregunta sobre qué tan propenso estaría a cambiar de herramientas tecnológicas en los próximos meses, el 34% de los participantes aseguró que, aunque le gustaba la solución tecnológica actual, probaría alguna otra; el 43% dijo que era “probable, pues le funciona la actual pero necesita una con mejores características”, y el 9% contestó que era “muy probable”, pues con el pasar del tiempo se dieron cuenta de que necesitan una solución que se adapte mejor a sus necesidades.

Los resultados que arrojó la encuesta en el caso de Chile demuestran una clara capacidad prospectiva de los empresarios y operadores participantes en cuanto al mantenimiento de sus labores productivas con base en las oportunidades que las herramientas tecnológicas les provee en una ‘nueva normalidad’.

En este aspecto, el 82% de los consultados aseguró que su tecnología empresarial actual se adapta totalmente a la ‘nueva normalidad’. De hecho, atendiendo a la visualización de un panorama general de productividad en el 2021, el 50% de encuestados tiene una idea optimista del 2021 por considerarlo promisorio y prometedor, debido a que sus compañías encontrarían estabilidad y prosperidad. El 50% se mostró pesimista al considerar que el próximo año será incierto y con procesos que se adaptan únicamente al “día a día”.

El panorama regional

La contingencia sanitaria global condenó a los países y sus industrias a una recesión profunda y probablemente prolongada, principalmente como consecuencia de las medidas de los gobiernos que buscan mitigar la propagación masiva del Covid-19 y tuvieron repercusiones en la productividad y rendimiento de las compañías.

De acuerdo con organismos internacionales como la Cepal, hacia finales de 2020 la contracción del PIB de Sudamérica y Centroamérica sería del orden del 9,4% y 8,4%, respectivamente. Ante esos datos estadísticos, las empresas tuvieron que adaptar rápidamente sus operaciones usando a la tecnología como el mayor aliado. Pero, ¿qué tan resilientes han sido las organizaciones empresariales de este lado del mundo?

La respuesta es que las compañías se han adaptado a la crisis. Al mirar las cifras derivadas del estudio de Zoho en Latinoamérica, se destaca que el 72% de los directivos y tomadores de decisiones en las empresas señaló que su compañía adquirió herramientas tecnológicas durante la contingencia sanitaria producida por el Covid-19 para mantener sus actividades de forma regular a través de la nube, implantar modelos de trabajo remoto o garantizar la seguridad de los empleados que debían ir a sus instalaciones.

Pero, a pesar de este alto porcentaje de organizaciones que adoptaron nuevas tecnologías y que el 93% dijo que les facilitaron su trabajo durante el confinamiento, más del 70% afirmó que considera probable que cambien de instrumentos tecnológicos en los próximos meses porque necesitan otros que se adapten de manera más adecuada a sus necesidades o requieren otras funcionalidades. A continuación, otras conclusiones regionales destacadas:

  • Las herramientas tecnológicas enfocadas en la comunicación personal, como llamadas, videollamadas y webinars han sido las más usadas entre los encuestados, con el 82%. Estas aplicaciones superaron a las utilizadas para comunicación escrita (mensajería instantánea y chats) y de asistencia remota, que fueron nombradas por 61% y 58% de los consultados, respectivamente.
  • El 27% de los encuestados aseguró que la tecnología actual de sus empresas no está preparada para desempeñar sus labores durante una nueva normalidad, principalmente porque “le faltan funcionalidades” o es “demasiado compleja”, según sus perspectivas.
  • Respecto a las aplicaciones que se comenzaron a utilizar durante la emergencia, sobresalieron las alojadas en la nube, tales como las de colaboración (36%); las de gestión de proyectos (21%) y las de administración de recursos humanos (13%).
  • El 73% de los ejecutivos manifestó que, una vez superada la situación de la pandemia, lo más viable será desarrollar modelos mixtos de trabajo.
  • El 60% de los empresarios de la región calificó como prospero o promisorio el 2021.

Los hallazgos de la encuesta destacan el protagonismo que tuvo la tecnología en el ejercicio de darle continuidad a las operaciones de cada compañía y también se evidencia la intención casi generalizada de adquirir o mejorar estos instrumentos en el corto plazo.

También se concluyó que las herramientas tecnológicas que facilitan la comunicación interpersonal, es decir, a través de las que se pueden hacer llamadas, videollamadas o webinars, fueron las más usadas durante el confinamiento para detener la propagación del Covid-19, al ser mencionadas por el 82% de los consultados.

Las herramientas de comunicación instantánea que permiten chatear también fueron relevantes en esta época, con una preferencia del 61% de los encuestados, que podían marcar más de una opción de respuesta. La asistencia remota fue la tercera opción más votada (58%).

Al hablar de opciones específicas, Zoom (85%), Microsoft Office 365 (62%), Skype (52%), G-Suite (36%) y Zoho One (26%) fueron los productos tecnológicos más nombrados al preguntar por el uso frecuente de herramientas tecnológicas en general, durante la pandemia.

Pero al considerar las herramientas que se empezaron a utilizar durante la crisis, llamó la atención la preferencia por las aplicaciones de colaboración en la nube, como las que sirven para realizar colaboración de documentos (37%); gestión de proyectos (21%) y administración de recursos humanos (13%).

Ahora bien, pese a que el 93% de las personas encuestadas en la región reconoció que estas nuevas tecnologías le ayudaron a reducir el tiempo de sus actividades y a ser más productivas, el 72% afirmó que considera probable cambiar estos instrumentos en los próximos meses.

Adicionalmente, el 24% de los encuestados señaló que la tecnología vigente en su empresa no está preparada para desempeñar sus labores en la nueva normalidad, al opinar que le faltan funcionalidades y otro 2% dijo que las herramientas con las que cuenta le parecen demasiado complejas.

Estos datos han tomado especial relevancia teniendo en cuenta que el 73% de los ejecutivos manifestó que, una vez superada la situación de la pandemia, lo más viable será desarrollar modelos mixtos de trabajo, que combinen esquemas presenciales y remotos. El 21% dijo que las operaciones seguirán siendo mayoritariamente virtuales y solo el 5% cree que todo volverá a ser como antes. Aun así, llama la atención que el 67% de los participantes afirmó que en algún momento volverá a la oficina, mientras que el 33% opinó todo lo contrario.

Esta actitud estaría relacionada con un ambiente de optimismo que también se evidenció en el estudio, dado que el 60% de los ejecutivos regionales calificó de manera positiva las expectativas sobre el 2021. En concreto, el 35% opinó que el próximo año parece ‘promisorio’, ya que esperan encontrar estabilidad, y el 25% comentó que será ‘próspero’ y seguirán creciendo.