Article

Campaña del Mes de la Mujer #NoEsCulpaDeLaRopa recibe Oro

vista 779 veces

La campaña No es Culpa de la Ropa, lanzada en el Día de la mujer, buscaba visibilizar que la forma de vestir de una mujer no puede ser razón de prejuicio ajeno ni menos validar la violencia. Además, recibió otros dos galardones en las categorías Film y Media y Radio.

El certamen que reconoce la creatividad local de excelencia realizó su evento de premiación el pasado 14 de diciembre, en el cual Grupo Marina, que cuenta con cuatro centros comerciales -Mall Marina, Mall Barrio Independencia, Mall del Centro Concepción y Mall Curicó- recibió tres galardones por su campaña No es Culpa de la Ropa. Esta, realizada por la agencia Puerto, fue premiada con Oro en la categoría Creatividad Integrada, Plata en Film y ShortList en Media y Radio.

El mensaje expresado en esta iniciativa #NoEsCulpaDeLaRopa, era un llamado a dejar de validar el que se justifique la violencia hacia la mujer por la forma de vestir. Esta, no solo se ve en actitudes explícitas, sino que también con mensajes o expresiones negativas por la falda, short, vestido o escote que llevan las mujeres.

La premisa con la que el grupo comercial y su agencia decidieron lanzar esta campaña en el Día Internacional de la Mujer, fue invitar a los ciudadanos a que se sumarán comunicando que la ropa que usa una persona va más allá de lo estético, ya que también puede definir sus gustos, personalidad o el estado de ánimo.

La idea fue visibilizar que esa actitud es retrógrada y agresiva; que puede entenderse como una validación a la violencia ejercida hacia mujeres o, incluso, a hombres. Más que cambiar la forma de vestir, la campaña buscaba hacer una invitación a modificar esa manera de pensar.

“Estamos muy contentos por la recepción que ha tenido la campaña y creemos que ese reconocimiento refuerza lo importante que es visibilizar este tipo de situaciones y dar cuenta que el prejuicio está en los ojos de quien mira, no en la ropa”, insiste Carla Ratto, gerente de marketing de Grupo Marina. “La forma de vestir es parte de la identidad de una persona y no debiese permitirse que sea motivo de crítica ajena, ni menos que se nos llame a evitar vestirnos de una forma para que otros no sigan ejerciendo violencia hacia nosotras”.