Article

Chile es uno de los países más posicionados en los procesos de digitalización, a pesar de que las organizaciones invierten un 5,5% en tecnología

vista 424 veces

En América Latina se predice que haya 513 millones de nuevas conexiones de Internet de las Cosas (IoT) entre 2020 y 2025

El informe también publica que, en el 2021, la cantidad de conexiones de IoT en América Latina ascendió a 791 millones y se espera que aumente hasta 1.200 millones en 2025, generando de esta manera 47,2 BUSD. Asimismo, sse predice que haya 513 millones de nuevas conexiones de Internet de las Cosas (IoT) entre 2020 y 2025. Además, se estima que los hogares inteligentes generarán más de 100 millones de nuevas conexiones en el período.

“En 2021, los ciudadanos de América Latina, informaron de que esperaban que las redes 5G ayudaran a cerrar la brecha digital al brindar conectividad a una mayor parte de la población. También expresaron su esperanza de que esta tecnología mejore la calidad de vida de las personas y poder lograr un impacto positivo en la economía. Estos tres motivos, son las principales ventajas para la adopción de redes potentes, que permitan una mayor conectividad, que ayude a la interoperabilidad”, señala la profesora de EAE Business School y autora del informe, Cristina Gallego. 

IOT Y SOSTENIBILIDAD

Según datos brindados por National Geographic y recogidos por EAE Business School, subir una foto al día a Instagram, almacenar archivos en la nube o tener la bandeja de entrada del email llena genera una huella ecológica que demanda el 7% de la energía mundial. Las emisiones globales de CO2 producidas por la industria de las tecnologías de la información (2%) es equivalente a lo emitido por una flota de Boeing 747. 

Si nos vamos en los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), Chile suspende en los siguientes objetivos:

  • ODS 9: Industria, innovación e infraestructura
  • ODS 10: Reducción de las desigualdades
  • ODS 15: Vida de ecosistemas terrestres
  • ODS 16: Paz, justicia e instituciones sólidas

Chile reporta tener aumento moderado en los ODS relacionados con fin de la pobreza, salud y bienestar y educación de calidad. Por otro lado, se encuentra en marcha con indicadores como igualdad de género y agua limpia y saneamiento.

USO DEL IOT EN EL MUNDO ¿QUÉ VIENE PARA EL FUTURO?

Para el 2030, el informe pronostica un crecimiento de los vehículos conectados (autónomos), todo lo relacionado con la infraestructura de TI, y al seguimiento, monitoreo de activos y redes inteligentes.

La diferencia entre dispositivos conectados y los que no lo están, aumenta desde 2020 y, según estimaciones de IoT Analtycs (2021) y recogidos por EAE Business School, será de 20,6 mil millones de dispositivos en 2025 en el mundo. El caso de uso más importante es el de los teléfonos inteligentes, donde se prevé que la cantidad aumente a más de 17 mil millones para 2030.

Este aumento de este tipo de dispositivos responde no sólo a su total incorporación en la vida cotidiana, que prima la conexión y la monitorización constante. Las nuevas modalidades de consumo multimedia, la mayor inversión por mejorar las redes, y el aumento de los tiempos de conexión de la etapa Covid-19 han supuesto una consolidación y un crecimiento de este mercado”, señala Gallego.

La implementación de este nuevo tipo de sistemas dentro de las organizaciones, en ocasiones, “no es tan sencillo”. Según un estudio realizado por Kaspersky (2020) y recogido por EAE Business School, las compañías se enfrentan a problemas como la necesidad de implantar herramientas de ciberseguridad por los elevados costes (40%), la imposibilidad de justificar la inversión ante la junta directiva (36%) y la falta de personal o de conocimientos específicos en materia de seguridad IoT (35%). “Esto, supone que la inversión en tecnologías avanzadas sea menor por los costes e infraestructura satélite necesaria”, advierte la profesora de EAE Business School.

Para finalizar, según un estudio realizado en 2020 por EAE Business School donde se analizó las tecnologías más demandadas que tendrían un impacto sobre los puestos del trabajo del futuro. Las áreas de conocimiento más demandadas son: redes 5G (83%), inteligencia artificial y machine learning (79%), IoT (79%) y realidad aumentada y virtual (75%).