Article

Lira Tuckermann y el nuevo enfoque en la Arquitectura Comercial

vista 273 veces

Conversamos con Martín Lira, socio del estudio de arquitectos, para conocer algunas características de su empresa así como los proyectos en carpeta. 

El matrimonio conformado por los arquitectos Paula Tuckermann Cañas y Martín Lira Herreros dio vida, hace aproximadamente 18 años, a la firma que lleva sus apellidos y que a lo largo del tiempo ha proyectado diversas obras de viviendas unifamiliares, edificios de departamentos, de oficinas, arquitectura interior, espacios públicos y proyectos comerciales.

Se conocieron en la Universidad Finis Terrae, y una vez egresados, partieron a trabajar con Luis Izquierdo y Antonia Lehmann él, y Gonzalo Mardones ella, hasta que en 2002 formaron su propio estudio. Viajeros fanáticos, y de hacerlo siempre en familia, en cada lugar que visitan conversan y aprenden de lo que ven en torno a su profesión, por lo que no es extraño que de los tres hijos, uno ya estudie arquitectura y otro diseño. Partieron arreglando o haciendo casas para familiares y conocidos. Luego, lo que es más emocionante, dice Martín Lira, es “cuando te llama alguien desconocido, que vio algo que hicimos nosotros y que quiere algo parecido. Tras años en esto, quien llega a nosotros ya sabe a qué viene”.

¿Y qué es lo que buscan?

“Nosotros desarrollamos una arquitectura contemporánea latinoamericana de espacios limpios y únicos, que nos hablen; nos gusta trabajar con la luz, las vistas, logrando que el estar y habitar dicho lugar sea un agrado, acogedor, adaptado al requerimiento de cada familia o cliente. Se trata de proyectos atemporales que no sean una moda. Somos bien dados a los detalles, y nos mantenemos como una oficina pequeña para estar 100% encima de cada proyecto que desarrollamos, desde el inicio del desarrollo conceptual hasta el detalle de una puerta o mueble”.

Como oficina pequeña y dinámica, ya antes de la pandemia tenían aplicados conceptos modernos de teletrabajo, en donde uno de sus colaboradores trabaja desde hace 3 años desde Amsterdam, y otra en Chile, desde la casa. “Fueron las circunstancias las que nos llevaron a adoptar esta fórmula, de prueba y error inicial, y que nos ha resultado bastante bien, y nos permitió adoptar fácilmente el teletrabajo en tiempos de pandemia”, dice Martín Lira.

 

A lo largo del tiempo, varias obras de Lira Tuckermann Arquitectos han sido destacadas y publicadas en diferentes medios especializados nacionales y extranjeros, y presentadas en la Bienal de Arquitectura de Santiago. En 2010, el proyecto Patio Bellavista 2, fue seleccionado para ser expuesto en el pabellón de Chile en la Expo Shanghai, así como en la Bienal de Arquitectura. Cinco años después, el proyecto Patio Bellavista gana el Primer lugar Premio Aporte Urbano.

En la actualidad, se encuentran trabajando en proyectos habitacionales, de oficinas y comerciales como lo que ya han desarrollado: Patio Bellavista, Las oficinas de un estudio de abogados, La Fete Mall Plaza Los Dominicos como arquitectos de la

marca, el Restaurante Barrica 94, el Spa One & Only, un rooftop en el centro de Santiago, al lado de La Moneda, y el proyecto Mercado de Providencia, que se adjudicaron con el primer lugar del concurso que llamó la Municipalidad de Providencia.

Pensando en un espacio único 

Por lo interesante y novedoso, así como por el impacto que puede representar para la escena gourmet santiaguina, nos concentraremos en Patio Bellavista (instalaciones pertenecientes a la familia Jadue). A este lugar, afectado por el estallido iniciado en octubre del año pasado y luego, por la pandemia, se le busca dar una nueva impronta y destino. Un nuevo aire con la remodelación de una de sus áreas de 8 mil mts. cuadrados, entre terrazas e interiores.

Lo diferenciador y atrayente que se viene para Patio Bellavista está en el concepto de Street food -emulando los mercados que se ven en Europa-, con restoranes pequeños de 25 a 30 mts2 y cocina de autor, “sería una especie de foodgarden más sofisticado; donde se encuentren chefs jóvenes que ofrezcan un producto de calidad y a quienes se les dará la oportunidad de emprender. Se

trata de un concepto bien comunitario donde entregaremos todo ya habilitado, hay que llegar con el conocimiento, el delantal y ‘el cuchillo de cocina´ para empezar a trabajar y sin perder tiempo en la instalación, resultando más fácil partir”, expresa Martín Lira.

El proyecto de arquitectura lo trabajan junto a Sebastián Larroulet, siendo también apoyados por el crítico gastronómico Daniel Greve, quien buscará los operadores que puedan formar parte de este proyecto.

Para desarrollar este concepto, recogieron ideas en Holanda, Bélgica, España e Italia, entre otros, además de realizar una serie de reuniones para conocer la parte operacional más oculta y compleja, el backstage.

“Algo como esto en Chile no existe, por lo que había que conocer afuera cómo operan, aparte de la estética y la puesta en escena, el cómo llega y sale la comida, el sacar y lavar los platos, todo esto funciona con cubiertos y platos ‘de verdad’, no con desechables, lo que implica una dificultad operacional adicional.

La idea es sumar 18 nuevas cocinerías y barras -solo nuevas marcas- que se suman a 80 operadores ya existentes entre tiendas, restoranes y otros, a los que se agregarán además tres barras de bebestibles -de vino, cerveza, etc-, independientes de la cocina, pero complementarios a ella”. Y añade que “Patio Bellavista se diferencia de otros centros gastronómicos, ya que es un barrio dentro de un barrio, y la vida que se da en sus plazas y espacios abiertos, lo hace único y perfectamente adaptable en estos tiempos en que los espacios abiertos, logran gran valor y demanda. Y con la comodidad de un estacionamiento subterráneo que da seguridad a sus visitantes”.

Las obras en Patio Bellavista se inician a comienzos del segundo semestre de 2021, mientras que la apertura a público se espera para antes del fin de dicho año.

¿Es algo realmente nuevo en Chile?

Todos los chefs y marcas serán nuevas, por lo que toda la experiencia y propuesta gastronómica será única, de primera calidad y a precios muy accesibles, sumado a que todo esto está dado en un marco comunitario de gran nivel, abierto al exterior, en donde los visitantes podrán probar varias experiencias en paralelo, según los gustos y preferencias personales.

Por Christian von der Forst / Fotografía Pablo Casals / Fotografía arquitectura / Lira Tuckermann