Article

Cuando de imagen se trata: Más vale prevenir que curar

vista 572 veces

Lo sucedido con Cristiano Ronaldo, figura del fútbol a nivel mundial y uno de los perfiles más seguidos en redes sociales, sorprendió con un simple gesto en una conferencia de prensa, que afectó en la pérdida de 1,6 % de las acciones de Coca-Cola Company, lo que se traduce en 4 mil millones de pérdida de la divisa norteamericana. ¿Se pudo haber evitado? Sin duda, porque es conocido el rechazo del futbolista hacia las bebidas artificiales, es más, solo con seguir su perfil de Instagram @cristiano (corroborar siempre el ticket azul de cuenta oficial) para saber su punto de vista sobre el tema. Es más, en sus historias de esta red social se puede ver cómo no permite consumir a sus hijos este tipo de bebidas.

Si la marca hubiese tenido el conocimiento previo, expuesto en las propias redes sociales del jugador profesional, se daría por entendido que no va a permitir que lo vinculen a algo que va en contra de sus creencias. En este punto muchas compañías están fallando al elegir sus influenciadores o embajadores – muchas veces esenciales para dar a conocer una marca o hacer branding – porque debe tener un hilo conductor con lo que predica en sus redes con la marca a promocionar. El impacto negativo que puede causar tanto en la imagen de la marca, como en la del rostro es gigante, sumado a la poca credibilidad que genera en el consumidor.

Muchos niños vieron la conferencia de prensa de su ídolo número 1 a nivel mundial, quienes dejarán de tomar Coca-Cola y reemplazarán con agua siguiendo el ejemplo del astro. Cabe destacar que para la marca era tan simple como no exhibir las botellas en el segmento por unos minutos, se habrían ahorrado el tremendo dolor de cabeza que esto ha significado.

Por David Laoun / Gerente de marketing digital y analítica en Stefanini Group