Article

Economización narrativa

vista 461 veces

El 2020 fue el año en que cambió la forma de interactuar con las personas debido al covid, que hizo que todo lo presencial se detuviese y muchas de las actividades se tuvieran que realizar de manera virtual. Una de ellas fueron las reuniones de negocio, las clases o la presentación de proyectos, dando paso a plataformas como Zoom, Teams y Meet. Pero, ¿estábamos preparados para una realidad virtual? Al parecer no, porque nos dimos cuenta que no era lo mismo presentar mirando a los ojos que hacer una clase 100% online en la que le hablamos a una pantalla. En mi caso universitario, pasé de 3 clases con 30 alumnos en sala, a una gran sala virtual de 90 alumnos, porque las universidades mal entendieron el concepto de clase online. Fue ahí cuando las clases se transformaron en especie de sesiones espiritistas en la cual uno terminaba preguntando si “hay alguien del otro lado”, porque de los 90 alumnos solo 1 o 2 encendían su cámara o preguntaban. Y ahí nace una problemática, la clase expositiva monótona, la que sumado, a un charlista aburrido o que no domina la virtualidad, crea una clase de horror.

Pero hemos tenido que aprender a preparar clases virtuales efectivas. Es ahí cuando es fundamental hacer una economización de nuestra narrativa, para no terminar con dolores de cabeza o agotados de tanto hablar y sobre todo, del no tener un feedback debido al miedo de la cámara encendida de nuestra audiencia. Por eso, ten en cuenta estos 10 consejos para crear presentaciones dinámicas y así cautivar al que está al otro lado de tu pantalla.

  1. Planifica tu presentación y usa timeboxing

Crea una introducción atractiva (de acorde a la temática) y escribe un guión para así saber cuánto tiempo tendrá cada parte de la presentación, dónde irá un caso, un video, un break, etc. En ese sentido, el Timeboxing o “bloques de tiempo” te pueden ayudar a saber cuánto durará cada etapa de tu presentación.

  1. Suma videos

Una presentación online puede ser muy agotadora, por eso, una forma de economizar tu narrativa es hacer convivir tus contenidos, con videos que complementen lo que acabas de decir, al mismo tiempo de evitar que tu audiencia se aburra.

  1. Dirige tus preguntas a una persona

Si preguntas al grupo en general, es poco probable que alguien por iniciativa propia responda. Por eso, ten siempre en mente 2 o 3 personas que puedan ser tus co-presentadores. Eso hace que tu clase sea más dinámica y te da un respiro. Las preguntas son una fuente inspiradora de contenidos.

  1. Ten una pantalla retorno

Una de las mayores problemáticas cuando se presenta virtualmente, es que cuando compartes pantalla pierdes la visibilidad del chat o de los participantes. Por eso, en lo posible, inicia la sesión desde un computador, tablet o desde tu mismo smartphone para así poder ver el chat, donde puede haber preguntas interesantes que pueden aportar a tu presentación o aceptar a quienes vayan ingresando si no cuentas con un coanfitrión.

  1. Da un caso en tiempo real

Una buena manera de que tu presentación sea dinámica, es dando un caso en tiempo real sobre el contenido que acabas de entregar. Crea grupos y arma salas de trabajo de máximo 3 personas y entrega un caso entretenido de aplicación del contenido. Esto también hace que los asistentes puedan aplicar lo aprendido. La tarea para la clase.

  1. Crea conversatorios

Después de haber concluido una temática, da 5 minutos para un conversatorio sobre lo expuesto. Es en estos conversatorios donde puedes saber si hay dudas, nuevas preguntas o si lo que acabas de presentar fue comprendido por tu audiencia.

  1. Usa tipografías legibles

No utilizar más de 2 tipografías diferentes en una slide, ya que generará ruido visual y perjudicará tu contenido. Usa tipografías para jerarquizar contenidos por color, tamaño, grosor y estilo de letra. Ten en cuenta que no todas las pantallas tienen el mismo tamaño y muchas personas hoy ven una presentación desde un smartphone, por eso, que el tamaño de letra mínimo sea de 50 puntos.

  1. Evita los “bullets points”

La mente de las personas no está diseñada para recordar información en forma de lista, por eso, en vez de usar bullets points (viñetas) usa historias, porque según el neurocientífico estadounidense Paul Zak, “nuestro cerebro está diseñado para comprender historias y no datos”.

  1. Visual Storytelling

No uses fotografías como un elemento decorativo, ya que las imágenes y colores siempre tienen un por qué y también son parte de tu relato. El diseño de una presentación atractiva también importa, de hecho, según la regla de el psicólogo alemán Albert Mehrabian, lo visual importa un 55% en una presentación.

  1. Cuenta una historia

Jeff Bezos, CEO de Amazon, planteó hace unos años a sus empleados que quería Más historias y menos Power Point. Es decir, nadie se puede resistir al poder de una buena historia y mientras más simple es, más fácil de recordar y difundir.

Por Claudio Seguel Ramos / CEO de www.brandstory.cl