Article

El poder de los influenciadores en Youtube

vista 1996 veces

En un mundo donde los canales de comunicación masivos se han ampliado por las Redes Sociales, crece cada año el poder de los influenciadores. En esta ocasión no quiero profundizar en el mundo promocional, sino que donde creo que está el poder verdaderamente: en la opinión pública.

¿Que puede pasar cuando un influenciador deja de hablar de música, bromas o videojuegos y empieza a tratar temas políticos? Acerca de esto, podemos ver un caso que no solo generó un debate y una crisis política en Alemania, sino que tal vez, cambió el resultado de las elecciones europeas.

Rezo es un youtuber alemán de 26 años que en la actualidad suma 1,6 millones de suscritores y ocupa el lugar 98 en el ranking de suscripciones de su país. Una semana antes de las elecciones europeas de este año, lanzó un video con el título “La destrucción de la C.D.U.” (C.D.U. es el partido de la canciller Ángela Merkel). Este video cuenta con 247 referencias o citas técnicas y científicas, para mostrar el fracaso de la política en varios ámbitos y en especial, el cambio climático. Rezo cierra con un llamado a no votar por el CDU o cualquier otro partido conservador.

Estos 55 minutos fueron vistos durante la semana antes de la elecciones por más de 10 millones de personas. No cabe duda de que estamos ante un trabajo periodístico. Según Rezo, junto a su equipo editorial, trabajaron durante 4 semanas de manera exclusiva en la investigación y preparación del video. El resultado, fue que se convirtió en el video no artístico con más visualizaciones en YouTube de Alemania. Colándose en la pauta mediática por días, sobrepasando fronteras y hasta logrando que el New York Times, se fijara en la existencia del video y su impacto.

La reacción política del partido atacado, fue un fracaso rotundo. No supo cómo responder a este video. Y los intentos políticos de desacreditar a Rezo, sólo lograron que los 90 influenciadores alemanes más populares de Youtube, lanzaran un video para apoyar el llamado a votar a favor de una política para frenar el cambio climático.

El manifiesto de Rezo logro más alcance que cualquier programa de televisión o artículo de prensa en Alemania. Y también generó impacto. Los partidos de gobierno perdieron más de un tercio de sus votantes históricos.

Independiente de que no es posible comprobar el efecto concreto del video sobre las preferencias personales de voto, este ejemplo de la influencia que logró un youtuber me hizo pensar.

Los youtubers tienen una edad máxima de 30 años y, aunque la política aprendió a usar plataformas como Twitter a su favor, es difícil imaginar que logre adaptarse plenamente a este formato digital. 

Ya sabemos que cada año, los canales tradicionales masivos reducen su alcance. Sobre todo, la generación Facebook, todos nacidos después del año 2004, que se informan de noticias, principalmente en Youtube o en el mejor de los casos en Google. Formatos como televisión, prensa, revistas y radios están obsoletos para ellos, como canales de información. Y, poco a poco, van desapareciendo.

Entre sus ídolos aparecen los tiktokers, youtubers e instagramers. Sus deseos profesionales ya no son ser carabineros, veterinarios, pilotos o médicos, sino que convertirse en influenciadores.

Y seamos honestos, ¿qué sabemos realmente sobre casos como el de German Garmendia? Muy probablemente el youtuber chileno más exitoso en el mundo, con un ingreso anual según Forbes, de más de 5 millones de dólares. O ¿que sabemos acerca de Ignacia Antonia, la chilena con más de 6 millones de seguidores en Tik Tok?

En 10 a 15 años veremos un fuerte impacto en la política, porque gran parte de la opinión pública de esta generación se genera a través de los medios sociales y desde estos influenciadores, donde hasta ahora ni los partidos ni las generaciones más viejas están presentes. Y probablemente, jamás logren tener el mismo alcance que ellos. No se si esta idea me genera susto o alegría, pero sí estoy convencido de que viviremos tiempos muy interesantes.

Por Michael Zschweigert, Director Digital de Moovmedia