Article

¿Ludopatía? Aprende a jugar de manera responsable

vista 358 veces

La ludopatía es un mal que aqueja a Chile desde hace algunos años. El porcentaje de adictos al juego supera al número de personas con adicciones a drogas sintéticas como la cocaína o la pasta básica. Según un reciente estudio, realizado por la Facultad de Administración y Economía de la Universidad de Santiago y la Corporación Juego Responsable, el 11% de los encuestados demostraron tener problemas asociados al juego.

Lo más alarmante es que, los principales medios informativos como La Tercera, señalan que el rango de edad en apostadores ha cambiado radicalmente debido a la masificación del juego online. Lamentablemente, este factor también ha incrementado los casos de ludopatía en las personas entre 18 a 40 años, quienes conforman más del 70% de los jugadores problemáticos en el país.

La ludopatía o trastorno del juego es el impulso incontrolable de apostar, que empuja a los jugadores a asumir riesgos que afectan su vida social, económica e inclusive su propia vida. Según los psicólogos, la ludopatía se desarrolla por los fallidos intentos de resistirse a estos impulsos.

Encontrar las diferencias entre un apostador casual y un ludópata puede ser muy sencillo a grandes rasgos. Por ejemplo, mientras que un apostador casual juega para divertirse y define el límite de sus apuestas; las personas con problemas de juego compulsivo juegan hasta ganar o intentar recuperar lo perdido.

No obstante, no es necesario reconocer la adicción para recién tratarla. Los profesionales de la salud recomiendan prevenir la ludopatía a través del juego responsable, una forma de apostar que cumple ciertas reglas para evitar poner en riesgo el bienestar de los jugadores.

Para entender más el concepto de Juego Responsable, la Superintendencia de Casinos de Juegos (SCJ) desarrolló un decálogo con diez consejos para jugar de forma segura. Recordemos que esta entidad trabaja en conjunto con el Ministerio de Hacienda para fiscalizar y vigilar el correcto funcionamiento de los casinos en Chile.

La lista que presenta la SCJ en su sitio web nos comparte algunos hábitos importantes para un juego responsable. En el decálogo podemos encontrar circunstancias, ejemplos y recomendaciones que son de mucha ayuda para prevenir la adicción en los jugadores; partiendo de la premisa de que no todas las personas son iguales y que algunas están más predispuestas a desarrollar dependencia al juego.

Los principales hábitos responsables de juego que podemos encontrar en esta relación son los siguientes:

  • Jugar para entretenerse y no con la misión de siempre ganar. Al ser juegos de azar, no es posible controlar los resultados.
  • El juego no ayuda a resolver los problemas que tenemos. Podrá disiparlos por ciertos momentos, pero no es la solución.
  • Define el tiempo y dinero que destinarás para el juego. Cumplir con estas dos reglas te hará reconocer que puedes controlar tus apuestas y que ellas no te controlan a ti.
  • No apuestes en lugares clandestinos. Recuerda que los locales y portales autorizados están en constante vigilancia y cuentan con protocolos para prevenir la ludopatía en sus clientes.
  • Tus responsabilidades están antes que el juego. El dinero destinado al juego no puede ser tomado del presupuesto de alimentación, alquiler o cualquier otro gasto fijo que poseas.
  • Busca que el juego sea social. Compartir con amigos es uno de los principales fines del juego.
  • Reconoce tu situación actual. Si consideras que tienes problemas con otras conductas como beber o fumar, podrías considerar la posibilidad de que el juego también podría sumarse a esta lista.
  • Infórmate antes de jugar. Las apuestas son divertidas mientras seamos conscientes de las reglas del juego.

Así como existe una lista de recomendaciones para generar hábitos de juego responsable, también debemos conocer que existe una lista de comportamientos de riesgo que debemos evitar para que las apuestas no impacten de manera negativa en nuestras vidas.

Algunos factores de alerta son los siguientes:

  • Pensar mucho en el juego.
  • Apostar con mucha frecuencia y muy por encima de los límites económicos que tú mismo estableciste.
  • Sentir ansiedad, culpa o preocupación al no estar jugando.
  • Jugar para eliminar las sensaciones previamente mencionadas.
  • Intentar dejar de apostar, pero fallar en los intentos.
  • Buscar una constante “revancha” ante la pérdida que impulsa a seguir apostando para recuperar.
  • Pedir dinero prestado para seguir apostando.
  • Afectar negativamente tus relaciones personales por priorizar el juego.
  • Tener vergüenza o temor de hablar sobre estos comportamientos con personas cercanas.

Identificarse con cuatro o cinco de los puntos mencionados podría significar un posible riesgo de caer en una adicción al juego. Por otro lado, encontrar similitudes con seis o siete comportamientos se traduciría en un alto riesgo de desarrollar ludopatía.

Ante cualquiera de estas dos situaciones lo más recomendable es alejarse absolutamente de las apuestas y acudir a tus seres queridos y profesionales para recibir ayuda. El apoyo de la familia y el círculo más cercano es fundamental para superar este tipo de situaciones.

En caso te hayas identificado con todos los factores es posible que te encuentres en un caso grave de adicción al juego. Ante esta situación existen canales de apoyo donde podrías recibir asistencia en Chile; los más conocidos son los siguientes: Jugadores Anónimos de Chile, la Corporación de Juego Responsable y la Agrupación de Jugadores en Terapia.

En el caso de Jugadores Anónimos Chile, recibirás soporte gracias al Programa de Recuperación y Programa de Unidad. Esta asociación sin fines de lucro e independiente del Estado chileno cuenta con dos líneas principales de contacto, una línea de ayuda telefónica, llamando al 56 9 4407 2802; y el correo electrónico, contacto@jugadoresanonimos.cl.

Por su lado, la Corporación de Juego Responsable (CJR), es una entidad enfocada en el estudio e investigación sobre el juego responsable. Por ejemplo, su reciente estudio sobre “Desafíos del Juego Responsable Pospandemia”, realizado junto a la Universidad Andrés Bello, demostró la prevalencia de la adicción al juego solo por debajo de la dependencia al alcohol y al tabaco. Se puede contactar a la CJR desde el formulario en su portal o a través de su correo electrónico, contacto@corporacionjuegoresponsable.cl.

Finalmente, la Agrupación de Jugadores en Terapia (AJUTER) es, también, una sociedad sin fines de lucro conformada por personas que padecen o han sufrido ludopatía. En este grupo prevalece la experiencia de sus miembros y la ayuda psicológica constante. Contactarlos es posible a través de su web, www.ajuter.org.

Una última alternativa es la ofrecida por la SCJ a través del Sistema de Autoexclusión Voluntaria. Esta herramienta ofrece a los jugadores la oportunidad de ingresar a un registro, compartido con los casinos y casas de apuestas, donde acepta que su ingreso será prohibido en estos establecimientos.

Solicitar la autoexclusión es posible de las siguientes maneras:

  • De modo presencial acercándose a casinos o en la Superintendencia.
  • Completando el Formulario Único de Autoexclusión Voluntaria en el sitio web de la SJC y subirlo después de firmarlo frente a un notario.
  • Con una clave única (obtenida también en el sitio web).
  • Enviando el Formulario Único de Autoexclusión Voluntaria a través de una carta certificada ante un notario a las oficinas físicas de la Superintendencia.

A septiembre del 2023, se han contabilizado 2458 personas autoexcluidas. El 64.5% está conformado por hombres; y el otro 35.5%, por mujeres. Así mismo, el uso de esta herramienta casi ha duplicado sus números desde el 2019, y es muy probable que esto siga incrementando.

Actualmente, las regiones que agrupan la mayor cantidad de autoexcluidos en Chile son: Biobío, con 372; Metropolitana de Santiago, con 350; y La Araucanía, con 330.

La adicción al juego o ludopatía es un trastorno muy serio que debemos afrontar con seriedad, reconociendo que el principal modo de evitarlo es previniéndolo a través del juego responsable.